Becarias engañadas tienen que hacer webcams porno

100%

La verdad es que estas dos becarias fueron engañadas a medias porque efectivamente el trabajo que tenían que hacer era el de estar en una oficina, pero nadie les dijo que consistía en hacer webcams porno para clientes habituales. El jefe no se anduvo con tonterías y cada vez que alguna de las chicas dudaba, él sencillamente les decía: “nena, si no te interesa el trabajo tengo a miles de chavalas que entrarían a trabajar ya y cobrando menos que tú”… El trabajo está muy mal y hay que llevar ingresos a casa como sea, así que estas dos zorritas hacen de tripas corazón y sacarán su parte más sucia para conseguir un contrato fijo.