Me corro en el chochito de mi tía y le encanta

100%

Nunca pensé que un día acabaría corriéndome dentro del chochito de mi tía, un coño treintañero en su punto justo que está en ese momento ideal que tienen las mujeres maduritas para dejarlas embarazadas. Todo empezó cuando quedé con ella porque le pedí ayuda para un trabajo de clase, ella es profesora y pensé que nadie mejor que ella para echarme un cable. Tal y como vino vestida lo primero que pensé es que parecía una puta barata, y no me equivocaba, la guarra quería provocarme y lo consiguió desde el primer segundo. Lo mejor estaba por llegar porque cuando se desnudó llevaba un conjunto de lencería negra que un poco más y me corro solo con mirar.

  • COMPARTIR